Las minas del rey Salomón

Si te atreves a ponerte en la piel de un Señor del Kai, si te crees capaz de desafiar a los Señores de la Oscuridad, o si deseas simplemete pasar un buen rato, entra y asume el riesgo... pero quedas advertido...
Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 19-May-2020, 21:14

206 Cuando te dispones a hablar, el espectro levanta la mano reclamando silencio. «Valiente guerrero», dice, «no te deseo ningún mal. He sido condenado y aprisionado en estos lugares para comprobar el valor y la prudencia de todos los que se aventuran por este lugar. Mi ayuda te podrá ser valiosísima, pero antes debes librarme de mi tormento eterno. Es necesario aplastar una perla negra para conceder la libertad a mi alma. ¿Posees una joya así?».
Si es así, vete al 324. De lo contrario, vete 63.

324 ¿Vas a confesar al espectro que tienes una perla como la que él necesita? Si te parece que la pregunta de la aparición no encierra malicia, vete al 137. De lo contrario, vete al 331.

Esteban: confía en que el fantasma no tiene malas intenciones y está dispuesto a dársela.

Miguel: Liberémoslo, tal vez tenga información valiosa de la mina, por lo que parece se ha hospedado por una larga temporada....

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 19-May-2020, 21:31

137 Sacas de la bolsa la perla negra que encontraste en la habitación anterior. Una amplia sonrisa ilumina al instante el rostro del fantasma. «¡Qué resplandeciente belleza!», exclama. «Debe de ser extraordinariamente valiosa... ¿Serías capaz de separarte de ella para salvar mi alma?» Cuál es tu reacción:
¿Haces lo que te pide el espectro y rompes la perla? Vete al 177.
¿Te niegas obstinadamente a separarte de un objeto tan hermoso? Vete al 391.
¿Te diriges ofendido al espectro para hacerle ver que una proposición como ésa es indigna de tu consideración? Vete al 525.



han dicho que estaban dispuestos a liberarlo... a ver, qué acojone... :smt010

177 Más muerto que vivo, aplastas la maravillosa perla negra de un taconazo. Se rompe en mil trozos minúsculos. En tu fuero interno piensas que si el destino quilo que la encontraras fue precisamente para esto. El espectro, por su parte, sonríe otra vez. «Te doy las gracias, amigo», dice. «Me has devuelto la libertad y no voy a dejar de agradecértelo". Baja la escalera. Cuando llegues a un cruce, ten mucho cuidado de no tomar el camino de la izquierda ni el de la derecha. ¡Ambos están sembrados de trampas mortales! Y ahora, adiós. ¡Voy a disfrutar mi libertad! ¡Suerte!» Y acto seguido el fantasma desapareció, riendoa-legremente. Examinas con la mirada todos los rincones de la pequeña habitación, pero no queda ni rastro de él. Ya sólo te queda bajar la escalera. Vete al 350.


(uffff de buena te has librado, tu generosidad y prudencia están a la altura de tu valor)

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 19-May-2020, 21:40

350 Siguiendo confiado las indicaciones del fantasma, desciendes los peldaños de la pequeña escalera. Está carcomida y resulta resbaladiza: has de tomar continuas precauciones para no perder el equilibrio. Durante un momento te preocupa el ruido de tus pasos, que resuena a lo lejos, pero en seguida piensas que si un posible enemigo debiera descubrir tu presencia, lo haría por el resplandor de la antorcha. Y, en efecto, no debes arrepentirte de la decisión tomada, porque pronto llegas abajo sin incidentes. Caminas un momento, reconsiderando mentalmente tu entrevista con el fantasma. ¿No resultaba excesivamente ceremonioso para ser honrado? Y te preguntas si será adecuado seguir sus indicaciones. Estás aún meditando sobre el tema cuando llegas al cruce del que te había hablado. ¿Seguirás los consejos del espectro o no? ¿Qué dirección vas a seguir?:

¿El camino de enfrente? Vete al 439.
¿El camino de la derecha? Vete al 249.
¿El camino de la izquierda? Vete al 230.

a ver qué dicen nuestros concursantes..

Miguel: Confío en él y si la palmo ya lo pillaré en el otro barrio :smt042

Antonio: Vamos a confiar en él. Le hemos liberado de la condena eterna

Daniel también confía

No sé tíos, no sé si habéis hecho bien, claro que yo pienso en "El torreón de las tinieblas" donde salían dos fantasmas contándote su triste historia y luego eran malvados y te engañaban... pero es lo que tiene una aventura en la que el villano es un nigromante.

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 19-May-2020, 23:20

439 Te encuentras ante un estrecho pasadizo totalmente cubierto de gigantescas telarañas. Afortunadamente los monstruosos animales que las tejieron no se encuentran por los alrededores. Avanzas un momento por el pasadizo, estremeciéndote cada vez que un hilo de la tela cae sobre tu cota de malla o roza tus cabellos. ¡Ojalá no se encuentre al fondo del túnel la guarida de una criatura hostil! Llegas ante una puerta de madera antigua v la entornas con cuidado para que no chirríe. Pero ningún monstruo se oculta tras ella, y te alegras al comprobarlo. Estás justo en el ángulo derecho de un túnel que se prolonga a derecha e izquierda. Detrás de ti la puerta se cierra sin previo aviso. ¡Si se te hubiera ocurrido pararla! Tratas de volver a abrirla, pero un diabólico mecanismo lo impide. A pesar de todos tus esfuerzos no se mueve ni un milímetro. ¡Tendrás que seguir adelante, lo quieras o no! ¿Decides seguir el túnel hacia la izquierda (vete al 501) o hacia la derecha (vete al 160)?

ya lo decía yo... :smt012 bueno, qué más da, volver atrás ya no podíamos desde que se produjo el derrumbamiento en la caverna de las estalactitas, ya seguimos mañana que tengo sueño, si Darki o cualquier otro no aparecen para decir por qué lado, tiraré un dado, aquí y en lo sucesivo cuando sólo haya dos opciones. Parece que la siguiente sección es otro laberinto de túneles, así que iré dando vueltas y cuando encuentre una decisión, preguntaré a los concursantes. De momento, vamos bien, creo que hemos cogido el camino más largo y peligroso en vez del atajo del ascensor pero hemos pasado ya tres pruebas mortales, la de las puertas, la del esqueleto del atlante, y la del fantasma.

Avatar de Usuario
Dark-kia
Gran Maestro Mayor del Kai
Mensajes: 1685
Registrado: 25-Feb-2010, 16:41
Ubicación: Al-Andalus (Córdoba)

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por Dark-kia » 20-May-2020, 21:58

Joder, si que está interesante por ahora. :smt023
A ver, no tenemos pistas que seguir aquí, así que a la derecha por decir algo.
Imagen

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 20-May-2020, 22:59

Me alegro de que te parezca interesante aunque en mi opinión es el más flojo de la saga, pero hay que pasar por él para llegar al cuarto, que no me acuerdo de nada pero sé que me gustó mucho, como el segundo.

Hoy no hay partida porque he estado todo el día de un lado para otro entre compras, limpieza de primavera y sacar a pasear a la niña.

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 21-May-2020, 21:52

160 El túnel sigue todavía un centenar de metros antes de girar a la derecha. Sigues caminando cien metros más y esta vez gira a la izquierda, en la misma dirección en la que arrancó. El suelo está húmedo bajo tus pies, y pequeñas arañas corren ciegas ante ti huyendo de los pasos que se acercan. Al cabo de un momento llegas a un cruce. El túnel, que sigues continúa recto durante un trecho que parece largo, pero otra galería arranca en ángulo recto, hacia la izquierda. ¿Qué vas a hacer? Si continúas recto, vete al 97. Si sigues por la izquierda, vete al 275.

Los concursantes responden
Antonio: recto
Miguel: izquierda
Daniel: recto
Última edición por El Analandés el 21-May-2020, 23:00, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 21-May-2020, 22:10

97 Decides seguir el túnel durante el mayor tiempo posible. Pero en seguida abandona su dirección inicial: en efecto, al cabo de unos ciento cincuenta metros tuerce a la derecha de repente y, un poco más adelante, de nuevo a la izquierda. Continúa así hasta una bifurcación. En este punto la galería por la que vienes sigue recta, pero a la izquierda sale un nuevo túnel. Tratas de adivinar qué camino debes seguir, pero inútilmente. Sin embargo, te das cuenta de que en el suelo se extiende un ancho reguero de barro que corre a tus pies. Parece originado por el agua que mana de la pared de la derecha. Puedes:
¿Continuar a la derecha? Vete al 462.
¿Irte a la izquierda? Vete al 90.
¿O intentar horadar la pared minada por la humedad con la esperanza de hallar una salida a este laberinto de túneles? Vete al 28

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 21-May-2020, 22:29

A ver qué dicen nuestros concursantes:

Daniel dice que probar a agujerear la pared.. ¿has leído "Viaje al centro de la tierra"? Me parece una medida desesperada, y todavía no has explorado los túneles.. va a haber que hacer un mapa

Esteban dice seguir el rastro de agua, lo que entiendo seguir a la derecha.

A la derecha pues...


462 El túnel sigue en la misma dirección durante un buen rato antes de girar a la izquierda. Descubres que se prolonga otra vez durante cientos de metros sin una nueva bifurcación. En esta semioscuridad de las cavernas es difícil calcular las distancias y te resulta difícil juzgar de una simple ojeada la longitud de las galerías. Sigues andando y andando, hasta que al fin la galería tuerce de nuevo a la izquierda. Y así sigue durante un largo trayecto, hasta que te parece divisar un nuevo cruce. Corres tan de prisa como te permiten tus piernas cansadas. Y te encuentras con una galería perpendicular que cruza el túnel por el que tú avanzas a derecha y a izquierda. ¿Vas a continuar recto por el mismo túnel (vete al 478) o tomarás la nueva galería hacia la derecha (vete al 565) o hacia la izquierda (vete al 220?

Avatar de Usuario
Dark-kia
Gran Maestro Mayor del Kai
Mensajes: 1685
Registrado: 25-Feb-2010, 16:41
Ubicación: Al-Andalus (Córdoba)

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por Dark-kia » 21-May-2020, 22:54

Venga, seguimos recto
Imagen

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 21-May-2020, 23:12

Si he hecho bien el mapa hemos ido en escalera a la derecha durante unos trescientos metros y ahora vamos todo recto unos 500 metros.

A ver...

478 El túnel avanza durante varios kilómetros quizá: es difícil calcularlo. Es sin duda el más largo que hayas podido ver en esta zona de las minas. Millares de laminillas doradas que adornan las paredes de la inmensa galería despiertan tu admiración. ¡Hasta que comprendes que se trata de mica, el oro de los locos, error que ha costado a más de un hombre la vida! Las láminas sin valor resplandecen a la luz de la antorcha, y su luz se refleja a lo largo del túnel, es un espectáculo inolvidable. Un poco aturdido por los mil reflejos, caminas cerrando los ojos de vez en cuando. Pasa el tiempo y al fin llegas a un recodo. El túnel gira a la izquierda. Lanzas una última mirada a la interminable galería iluminada por el resplandor de la mica y das la vuelta al recodo. Otro túnel sale a la izquierda, mientras aquél por el que caminas sigue recto. ¡Y hay un esqueleto tumbado en el suelo, casi desarticulado: se trata sin duda de un guerrero, a juzgar por sus ropajes! Al acercarte salen huyendo un montón de ratas, que en él buscaban su alimento. Si no lo has hecho ya en alguna otra ocasión, puedes registrar el esqueleto (vete al 297). Si prefieres no ocuparte de él, ¿seguirás recto por el túnel (vete a! 579) o tomarás la galería de la izquierda (vete al 352)?

bueno, has encontrado el túnel principal, pero está agotado, ahora estamos yendo a la izquierda otra vez, si sigues recto nos moveremos en dirección perpendicular a la del túnel, si vas a la izquierda, volvemos por otro túnel paralelo al principal, doy por sentado que registras el esqueleto, por curiosidad, ¿qué haría aquí este guerrero?


297 Sin grandes esperanzas registras el esqueleto. La vista de restos como éste ya te resulta familiar, pero no puedes evitar un estremecimiento al pensar en la suerte de este desgraciado, que ha debido sucumbir ante no sabes qué peligro subterráneo. Alrededor del cuello lleva una placa de cobre cubierta de inscripciones. Logras descifrar algunas palabras:
«... Kornand, encargado por... inspeccionar las galerías... jura mantenerse siempre vigilante...»
¡Así pues, era la persona encargada de vigilar este sector de las minas! No sabía que le esperaba tan desgraciado final... Sólo tiene 2 monedas de oro en el fondo de una bolsa convertida en harapos. Puedes llevártelas, si quieres.

Antonio dice que recto

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 21-May-2020, 23:24

579 Un poco desanimado, sigues el túnel que en seguida gira a la derecha. Un centenar de metros delante tienes que torcer de nuevo, esta vez a la izquierda. ¡Contienes un grito de sorpresa! En el fondo de la galería, en el ángulo que forma una nueva bifurcación a la izquierda, se perfila una puerta.
¡Te lanzas hacia allí lleno de esperanza, pero tu dicha dura poco! ¡Es la puerta por la que has entrado en el laberinto de galerías! ¡Otra vez te hallas en el punto de partida! La puerta no responde a tus golpes. La golpeas con los puños mientras maldices, pero tus arrebatos la dejan impasible. Sólo tienes dos opciones: ir a la izquierda (vete al 160) o dar media vuelta (vete al 501).



Hmm. nos hemos desorientado, aunque las vistas han valido la pena. Pues por un sitio que no hayamos estado, a ver... es cuestión de paciencia. Tienes comida y agua, y antorchas.

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 21-May-2020, 23:30

Volvemos a probar, desde el punto de partida vamos a la derecha y la primera salida a la izquierda, la 275, hay que tratar de seguir todos los caminos que se alejan del punto de partida, la salida debe estar al otro extremo, los mineros entran y salen por otro camino al que hemos seguido.

275 Tomando el camino que te parece más seguro, andas durante un corto trecho, hasta que gira a la derecha. Ciento cincuenta metros más lejos, el túnel tuerce de nuevo a la izquierda, volviendo a la dirección de partida. Buscas huellas de una presencia reciente, pero parece que nadie se ha aventurado por estos lugares desde hace tiempo... Al cabo de unos instantes desembocas en una galería perpendicular. Parece que no hay otra salida posible. ¿Irás a la izquierda (vete al 259) o a la- derecha (vete al 20)?

A la derecha estaría el tunel de la mica.. así que izquierda


259 La galería sigue así durante un trecho y a continuación gira a la derecha. Cien metros más adelante vuelve a la izquierda. Aquí la roca ofrece un extraño aspecto, casi poroso, con reflejos rojizos. Pero no hay el menor rastro de vida, ni animal ni vegetal. Sigues avanzando durante un rato, hasta que llegas a una bifurcación en forma de T. De repente, una forma estampada en el suelo llama tu atención. Te acercas de prisa y distingues el esqueleto de un guerrero, roído hasta la médula por las ratas. ¡Había por lo tanto habitantes furtivos en este sector de la mina!

Vaya, has vuelto a donde el esqueleto... retrocedes por donde has venido y al 20.


20 La galería por la que caminas no tiene nada extraordinario. Semejante a todas las que ya has recorrido en esta parte de la mina, ha sido excavada en la roca hace ya mucho tiempo y parece que lleva años sin ser utilizada. Tras recorrer unos cien metros tuerce a la derecha y cien metros más adelante tuerce otra vez, en esta ocasión a la izquierda. Tus pisadas levantan pequeñas nubes de polvo, y una terrible sensación de ahogo te invade. Pronto, afortunadamente, parece llegar la salida en forma de una bifurcación a ambos lados. Tanta es tu prisa por llegar que te lanzas corriendo a la salida. ¡Y no te fijas en la trampa que se abre a tus pies! No es un agujero profundo, pero caes en mala postura y sufres una dolorosa tercedura de tobillo. Pierdes 1 punto de Vida. Te levantas del suelo y sales del agujero lleno de ira. Puedes seguir tu camino en dos direcciones: a la izquierda de la bifurcación (vete al 383) o a la derecha (vete al 66).

Otro túnel en escalera a la derecha, A la izquierda parece que se aleja del principio.. a ver.

383

383 La galería sigue un buen trecho; te resulta difícil calcular las distancias en esta glauca oscuridad. Caminas de prisa a pesar del cansancio. Para animarte decides silbar alegremente. Melodías de tu país, tan lejos ahora, afloran a tus labios, trayendo a tu memoria el recuerdo de los días felices en la corte del rey Ricardo. Este entretenimiento te ayuda a disipar los negros pensamientos que te asaltaban. Al fin llegas a un cruce. La galería por la que avanzas sigue recta, pero una galería perpendicular la corta hacia la derecha y hacia la izquierda. ¿Por dónde seguirás?:

¿Por la derecha? Vete al 117

Esto nos lleva a la sección 97, donde la única salida es tratar de "horadar la pared minada por la humedad con la esperanza de hallar una salida a este laberinto de túneles?" Vete al 28


¿Por la izquierda? Vete al 478. Es el túnel principal de la mica, ya has estado

¿Recto? Vete al 565

Recto es la dirección que llevas ahora


:smt017 Decisiones, empezar a cavar a ver si al otro lado de la filtración de agua hay un túnel, o ir recto.


A ver qué dicen los concursantes:

Dani: Cavar

Antonio: ¿Somos mineros o exploradores?

Miguel fijo seguir por el túnel
Última edición por El Analandés el 22-May-2020, 0:09, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 22-May-2020, 0:05

sin pico y pala, cavar va a ser penoso.. y es algo desesperado, no sabes si hay un túnel al otro lado o vas a provocar una inundación.. :smt011 por el túnel inexplorado a ver si aparece algo.. si no volvemos aquí

565 Para tu gran satisfacción la galería se ensancha unos metros más allá. Al fin llegas ante una puerta maciza que parece ser la salida de este sector de la mina. ¡Es muy posible que tu vagabundeo por el laberinto de túneles esté a punto de terminar! Junto a la pesada puerta, en el suelo, hay una espada herrumbrosa, que sin duda lleva aquí lustros. ¡No parece la más apropiada para un guerrero como tú acostumbrado a los aceros de Toledo, y si ya posees una espada, ésta no te servirá para nada! Pero si estás desarmado, su contacto te hará sentir de nuevo la reconfortante sensación del metal en la mano. Si quieres llevarte la espada porque no tienes otra, anótala .Vete al 267.

¡Por fin! ¡Por fin apareció la puñetera salida! Seguimos mañana :smt038

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 22-May-2020, 10:36

267 La puerta se abre sin dificultad. Ante ti se extiende una galería semejante a la que acabas de abandonar. Por un instante una duda te asalta: ¿seguirás siendo prisionero de este laberinto de túneles? Pero tu instinto te afirma lo contrario y un detalle viene a tranquilizarte al respecto. La temperatura, fresca en las galerías que acabas de abandonar, va en aumento. Empiezas a sudar bajo tu cota de malla. La sed te abrasa y el estómago se une al desagradable concierto exigiendo alimento. Si quieres tomar una de tus raciones, vete al 40. Si no quieres perder ni un minuto, o bien no tienes ninguna ración, vete al 556.

ñam, ñam

40.Te sientas un momento para comer. Tras haber devorado una de las raciones los reclamos de tu estómago se apaciguan. Desgraciadamente el agua de la cantimplora no está lo bastante fría como para calmar tu sed. ¡Pero, al menos, evitará que te deshidrates! Vete al 556



556 A medida que avanzas sudas más. La temperatura sigue elevándose. Y se estabiliza a un nivel que no podrás soportar por mucho tiempo. A tu alrededor la roca volcánica resplandece con tonos rojizos a la luz de la antorcha. Todas las paredes se colorean con tonos que van del ocre oscuro al escarlata. De repente, tropiezas con una piedra que no habías visto. Para no perder el equilibrio te apoyas en la pared de la galería. Al instante gritas de dolor: ¡quema como las llamas del infierno! ¿Es que estás condenado a morir de calor?
Luchando contra la desesperación que te atenaza, observas cómo la galería se hace más ancha hasta convertirse en una caverna de tamaño mediano. Te sorprende la sensación de hallarte ante una intensa fuente de calor. Te das cuenta de que las paredes de la caverna son en realidad murallas de lava en fusión, mantenidas en su posición por una fuerza desconocida. En el centro de la caverna están dos hombres sentados en la piedra. Con horror te das cuenta de que ellos parecen también de lava en fusión. Dan la espalda a la entrada de la caverna y aún no te han visto. Te hallas ante una visión del infierno tal como te lo has imaginado siempre: ¿qué vas a hacer? Si quieres atacar a los Hombres de Lava por sorpresa, vete al 255. Si decides entrar en la caverna para hablar con ellos, vete al 120.

por extraño que parezca esta escena tiene su lógica, antes sufrimos un terremoto, y actividad sísmica y vulcanismo van de la mano. Además, los diamantes suelen aparecer en zonas volcánicas. Si había una puerta y un túnel hasta aquí es que los mineros tenían relaciones amistosas con estos seres de las profundidades, como la espada no servirá de nada contra ellos mejor parlamentar

120 Despacio, entras en la caverna. Inmediatamente los Hombres de Lava se ponen de pie y te acogen: no parecen agresivos. Uno de ellos se acerca esbozando una mueca que equivale sin duda a una sonrisa de bienvenida. Cuando habla sus palabras resuenan como piedras trituradas. «¡Shalom, amigo!», dice tendiendo la mano, (¡habla en hebreo!). ¿Aceptarás estrechar una mano que parece amiga (vete al 326) o prefieres guardar las distancias (vete al 488)?

¡que están hechos de lava! si les das la mano, te la abrasas seguro


488 Ignorando la mano tendida te limitas a levantar la tuya en gesto de paz, al mismo tiempo que te mantienes a una respetuosa distancia de los Hombres de Lava. El que te tendía la mano parece ligeramente asombrado pero en seguida se repone: «Claro», dice. «Olvidaba que nuestro contacto puede resultar desagradable para los vivos!» Encantado por no tener que luchar con aquellas criaturas te dispones a charlar con los dos inesperados compañeros. Vete al 156.


156 Sin más demora explicas los motivos de tu presencia en el lugar y lo que te ha costado llegar a este rincón de las minas. «¡Nos es imposible ayudarte a encontrar tu camino, señor!», dice tristemente el primero. «¡A decir verdad nunca hemos salido de esta caverna! Cualquier temperatura inferior a ésta sería mortal para nosotros. Moriríamos como cualquiera sometido a un frío intenso.» Tú les hablas a continuación de Salomón. «Antaño servimos a uno de sus antepasados como guardianes de sus riquezas. Pero un día dimos muestras de falta de juicio aceptando a un hombre de quien no sabíamos nada. Su apariencia
honrada nos engañó... En seguida huyó con una parte del tesoro. Su avaricia causó su ruina. Fue capturado y decapitado, pero no por ello se borró nuestra culpa. El rey utilizó sus poderesí ocultos para convertirnos en lo que ahora somos. Nos ha hecho inmortales, pero, ¿de que sirve nuestra vida si nuestra alma no puede hallar reposo? Durante todos esos años alcanzamos el más profundo arrepentimiento. Pero ¿cómo vamos a poder comunicárselo al rey?J El Hombre de Lava se interrumpió un instante con aire ausente. «Cuando encontréis a Salomón, señor, ¿intercederéis en nuestro favor? ¿Le pediréis que anule la maldición que nos castiga?»
Sinceramente emocionado por el relato del Hombre de Lava y por el infortunio de aquellas criaturas, antes humanas, prometes pedir el perdón de su soberano... ¡si logras salir vivo de la mina! Los dos humanoides se postran a tus pies, llenos de agradecimiento. A continuación, uno de ellos mueve una roca incandescente que descubre un pasadizo a través del cual se continúa el túnel por el que has llegado. Das un último adiós a los Hombres de Lava y penetras en él. En seguida empieza a disminuir el calor y puedes respirar con mayor facilidad. Vete al 348.

muy bien escrito y me ha sorprendido gratamente el origen de estas criaturas


348 Durante largos minutos sigues un ancho túnel. Ahora las paredes no parecen ya de origen volcánico. No hay nada que te haga temer por tu seguridad. Y unos momentos de descanso no serían ciertamente algo superfluo. ¡No tienes ni la menor idea de qué hora es, pues en este universo subterráneo no hay nada que permita saber si es de día o de noche! Si quieres arriesgarte a dormir al abrigo de un rincón sombrío, vete al 446. Si, por el contrario, no quieres arriesgarte a inoportunas sorpresas ni interrumpir tu búsqueda, vete al 370.


no hay prisa y toca descanso, te despertaste al alba y tardaste unas horas en llegar a la mina, en la que entraste al mediodía y ya debe ser avanzada la tarde, quizá ya se haya puesto el sol. Esta parte de la mina está desierta, así que no veo peligro. Da una idea de la profundidad y extensión de las minas que nos dieron provisiones para cuatro días, y los guardias dijeron que nos esperarán durante cinco días. Calcula dos días para bajar y otros dos para volver, más uno de margen

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 22-May-2020, 16:35

446 Distingues un nicho excavado en la pared lo bastante amplio como para cobijarte. Apagas la antorcha y aprovechando esos instantes de descanso te sumes en dulces ensoñaciones. Recuerdas las tranquilas épocas en que tu horizonte se limitaba a las verdes orillas de los bosques que rodeaban tu castillo, allá en los bosques de Albión. ¡Cuánto camino recorrido desde entonces... y cuánto te espera todavía, antes de alcanzar tu meta de felicidad y placer: Shangri-La!... Mecido por tan tranquilizadores pensamientos, caes en un profundo y reparador sueño.
Te despiertas descansado y activo. Enciendes de nuevo la antorcha y sigues la exploración del pasadizo. Vete al 76.

76 La galería sigue durante unos cincuenta metros más. ¡Y se detiene! No ves ninguna salida a tu alcance, sólo un pozo de mina que penetra en las profundidades de! la tierra. El pozo tiene escalones cuya resistencia te apresuras a comprobar. Parecen lo bastante sólidos como para soportar tu peso. ¡Al fin parece que van a empezar a suceder cosas importantes! La Muerte Blanca, sea lo que sea, no se hallará ya lejos. Con nuevo ardor emprendes el descenso. Vete al 226.

226 Bajas los escalones durante un tiempo que te parece una eternidad temiendo a cada momento que uno se desprenda, lanzándote al vacío. ¡Una caída desde esta altura sería inevitablemente mortal! Afortunadamente empiezas a divisar una luz a tus pies. El pozo desemboca en una galería bastante grande, iluminada por antorchas sujetas a intervalos regulares a la pared. Llegado al final de los escalones sujetas firmemente el último con la mano derecha y te dejas caer. Aterrizas sin daño unos metros más abajo. Un rápido examen del suelo de la galería te demuestra que suelen pasar por ella con frecuencia. Miras a tu alrededor. Tu sentido de la orientación te dice que si te diriges a la izquierda volverías al montacargas que antes viste a la entrada de la mina. Ansioso por terminar lo más rápidamente posible la misión que te ha sido encomendada, te pones en camino hacia la derecha. Vete al 54

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 22-May-2020, 18:46

(nos saltamos un par de secciones sin interés y vamos a la siguiente decisión)

329 Al cabo de unos centenares de metros la galería principal se prolonga en línea recta, al mismo tiempo que a la izquierda empieza una escalera que se hunde en la oscuridad. Vete a 265

265 Hileras de húmedos escalones se deslizan bajo tus botas durante varios minutos. Un gran cansancio se apodera de ti: por tu mente pasan todos los kilómetros que has recorrido desde el comienzo de tu aventura. Sientes la falta de los verdes paisajes de Inglaterra y los vivos colores de los estandartes ondeando al viento. ¡Y tu desaliento se hace mayor cuando piensas que vas a tener que rehacer todo el camino en sentido inverso para salir de la mina!
Al final desembocas en un pasillo que parece diferente a las galerías de la mina que hasta ahora has seguido. Un rápido examen te permite adivinar que has llegado a las famosas prisiones de Salomón, de las que tanto te han hablado. ¡Las prisiones en que está encerrado Nikanor, el hombre a quien con tanto ahínco buscas!
De lo contrario, vete al 94.

94 El pasillo se halla flanqueado por dos filas de puertas cerradas con pesadas barras de plomo. Es evidente que se abren a una hilera de celdas. Un espíritu perverso ha pretendido alegrar el lugar pintando las gruesas puertas con colores vivos. ¡Tal cúmulo de mal gusto te hace estremecerte! Te fijas en cada una de las puertas. A la derecha son, por este orden, roja, verde y amarilla. A la izquierda, blanca, azul y negra.
¿Qué puerta quieres abrir?:
¿La roja? Vete al 435. ¿La verde? Vete al 490. ¿La amarilla? Vete al 572. ¿La blanca? Vete al 188. ¿La azul? Vete al 29. ¿La negra? Vete al 46.
¿O bien prefieres continuar tu camino por el pasadizo sin preocuparte por ninguna de las celdas? Vete al 496.

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 22-May-2020, 19:37

Hay que abrirlas todas, a ver qué encontramos.

El concursante Antonio, abre la puerta blanca

Es una celda vacía, nada de nada.

Antonio abre la puerta roja

Al acercarte a la puerta te das cuenta de que está en parte forzada. No hay nadie en la celda. Observas señales de poderosas garras en el umbral...

¡Nuestro intrépido concursante abre la puerta azul!

29 La puerta se abre sin problemas. Aparentemente la celda está vacía, pero una piedra mal ajustada que sobresale en la pared del fondo llama tu atención. ¡En el transcurso de tus aventuras has adquirido una especie de sexto sentido que te hace fijarte en detalles aparentemente insignificantes, como éste! Corres la piedra y al momento se oye un chasquido. ¡Controla el mecanismo de abertura de una puerta secreta, que se abre a un almacén! Parece que los guardianes se entregan a tareas de contrabando de vez en cuando. Encuentras un ovillo de cuerda, una botella de vinagre, una de vino y una ración de comida (carne seca)

Hay premio, un premio cutre, pero bueno, así son los concursos :smt003

le preguntamos al concursante si se planta, o decide seguir abriendo

Antonio: Vamos a por todas. O al menos hasta encontrar a Nikanor


Volvemos después de la publicidad...

Avatar de Usuario
El Analandés
Mentor
Mensajes: 1297
Registrado: 20-Ene-2009, 23:11
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por El Analandés » 22-May-2020, 20:15

302 El el momento en que cierras la puerta de la celda, un ruido de pasos resuena en el pasadizo. Buscas con la mirada un posible escondite, pero es demasiado tarde. Una patrulla de guardias con armadura plateada llega ya por el fondo del túnel. Te han visto y te interpelan sin miramientos. ¡De repente te encuentras de espaldas a la pared, bajo la amenaza de varias lanzas de afiladas puntas! Vete al 165.

165 El jefe de los guardias, tocado con un casco con penacho de plumas, te interpela sin cumplimientos: «¿Quién eres tú, forastero? ¿Qué vienes a hacer aquí?» Con nerviosismo, le enseñas el pase que te entregó Salomón. El soldado le echa una mirada desconfiada. Pero, tranquilizado en lo que a ti respecta, ordena a sus hombres que bajen las lanzas. Suspiras con alivio. Vete al 459

459 Después de haber calmado a los guardias les pides detalles concretos sobre la clase de peligro que has de combatir. Tus palabras les hacen estremecerse. ¡Evidentemente temen la Muerte Blanca, pero también temen que hables a Salomón de su cobardía! Al fin el jefe de los soldados habla así: «¡Te llevaremos hasta la frontera de los dominios del monstruo, de acuerdo! ¡Pero has de saber que es una locura aventurarse por ellos!» Tus animosas declaraciones dictadas por la seguridad de defender una causa justa no logran convencer a los guardias. Te toman por loco; más aún, por un loco que no va a vivir mucho tiempo. Más muertos que vivos te preceden hasta el lugar convenido. Caminas durante varios kilómetros junto a la patrulla, atravesando un laberinto de túneles que te hubiera resultado muy difícil recorrer tú solo. La conversación se hace más espaciada a medida que os acercáis a vuestro destino. Entre dos frases anodinas lanzas unas preguntas a propósito de Nikanor. «¡Pobre hombre!», dice con voz compasiva el guardián. «¡Ignoro cuáles fueron sus delitos, pero nadie se merece la suerte que él ha tenido! ¡La Muerte Blanca se lo ha llevado de su celda y lo ha ocultado en las profundidades de la tierra! ¡Sólo puede estar muerto!» Y un pesado silencio cae sobre la aterrorizada escolta. ¿Es posible que la suerte te haya abandonado definitivamente?

De repente la galería por la que avanzáis se interrumpe tapiada por un muro de roca. Pero una observación más detallada indica claramente que los numerosos bloques de piedra que cierran esta parte del túnel constituyen una especie de sólida muralla que oculta una puerta. Sólo distingues una parte muy pequeña, pero parece de marfil macizo, toda esculpida. «Al otro lado de esta puerta comienza el reino de la Muerte Blanca», dice el jefe de los guardianes. «¡Probablemente el monstruo conoce un pasaje secreto que le permite acceder directamente a la mina, allá arriba! Al menos, no utiliza esta puerta. ¡Así nos hemos asegurado tranquilidad!» Le lanzas una mirada despectiva. ¿Cómo es posible que un soldado sea tan cobarde? «¡Pues bien, yo iré! ¡Respondo de la victoria con mi vida!», exclamas. Pero ya los guardianes han dejado de escucharte y han dado media vuelta. ¡Parecen decididos a dejarte aquí solo! ¿Quieres hacerles detenerse para que te expliquen cómo se abre la puerta (vete al 541) o prefieres enfrentarte tú solo a la tarea? (vete al 224)

Avatar de Usuario
Dark-kia
Gran Maestro Mayor del Kai
Mensajes: 1685
Registrado: 25-Feb-2010, 16:41
Ubicación: Al-Andalus (Córdoba)

Re: Las minas del rey Salomón

Mensaje por Dark-kia » 22-May-2020, 20:39

Seguramente no nos oigan ya, pero por intentarlo... :smt102
Imagen

Responder